Tashkent

Tashkent o Toshkent en uzbeko, es la capital de Uzbekistán y cuenta con una población de más de tres millones de habitantes. Situada al este del país, Tashkent fue construida a lo largo del río Chirchik hace ya más de 2.000 años.

El nombre actual procede de la lengua turcomana, y significa "ciudad de piedra". En el pasado, la ciudad también adquirió los nombres de Chach, Shash y Binkent. Tashkent fue durante muchos siglos un punto de paso importante en la antigua Ruta de la Seda, ruta comercial que unía Asia con Europa.

Conquistada por Rusia en los años 1800, Tashkent fue también parte de la Unión Soviética hasta 1991. La revolución bolchevique de 1917 y un devastador terremoto en 1966 destruyeron gran parte de la antigua Tashkent, por lo que no han quedado muchos restos históricos, hechos que la convierten, hoy en día, en una ciudad moderna y cosmopolita, con grandes bulevares y parques.

A pesar de no tener el valor histórico de otras ciudades uzbekas, como Bukhara, Samarkanda o Khiva, Tashkent es el principal centro económico y cultural de Uzbekistán. En ella se encuentran las principales instituciones académicas, así como las sedes de las empresas transnacionales con actividad en el país.

En definitiva, Tashkent es una ciudad moderna, que vive, de alguna manera, obsesionada con los terremotos. Dispone de metro, tranvía, trolebuses y autobuses, además de teatros, escuelas superiores, bibliotecas y museos.

Qué visitar en Tashkent:

Plaza de la Independencia

También conocida como Plaza Mustaqillik Maydoni en uzbeko, es la plaza más importante que hay en Tashkent y es el corazón administrativo de la capital de Uzbekistán, ya que está rodeada de edificios públicos como el Gabinete de Ministerios, el Ministerio de Finanzas, de Agricultura, y el Senado.

La primera parada en el recorrido por la plaza, con una superficie de 25 hectáreas, puede ser frente a la fotografía que hay en la entrada donde se puede apreciar los cambios que ha sufrido la plaza desde hace más de 70 años hasta la actualidad.

Esta plaza, considerada la más grande de las ciudades de la Antigua Unión Soviética, hoy en día compone de un museo en sí misma, con varios de los monumentos más relevantes de la ciudad como son: la torre de televisión de Tashkent, que es el edificio más alto de Asia Central y que ofrece bellas vistas de la ciudad, el Monumento de la Independencia y el Humanitarismo inaugurado en 1991, el Memorial de la II Guerra Mundial que es la estatua en honor a los caídos en la Segunda Guerra Mundial o el Arco Ezgulik a la entrada de la Plaza.

La torre de televisión:

Se trata del edificio más alto de Asia Central con bellas vistas de la ciudad, y un monumento conmemorativo de la Segunda Guerra Mundial. Es otro de los símbolos de Tashkent. Los uzbekos están muy orgullosos de ella, ya que sus 375 metros la convierten en la novena más alta del mundo.

Los bazares:

Es obligatorio visitar uno de los 35 bazares que existen en Tashkent. En ellos la gente local compra todo tipo de frutas, verduras, carne y pescado. Allí también se pueden encontrar artesanías a un precio irresistible.