Estás en: INICIO | UZBEKISTAN

UZBEKISTAN

Todo viaje surge del agotamiento de la realidad cotidiana. Viajar aporta contrastes: sensualidad, colores, playas, gentes... para al final contemplar, en este caso, un mundo oriental con ojos occidentales.


Un viaje comienza en el mismo instante en que empezamos a pensar en él. Nace en cualquier parte, mucho antes de la salida y sea cual sea su envergadura los preparativos son en sí mismos una aventura. Decidirse por Asia, verdadero mosaico de culturas, etnias y religiones que le agregan un encanto especial y exótico a sus recorridos, te garantiza un viaje inolvidable.


Uzbekistán concentra la más impresionante muestra de arquitectura islámica de Asia Central. Viajar a la República de Uzbekistán es rememorar algunas de las páginas más interesantes de los libros de historia. Aquí se encontraban algunas de las principales etapas de la antigua Ruta de la Seda; también aquí Tamerlán (cuyo lema era: fuerza en la justicia) se proclamo heredero de Gengis Khan y, ya en nuestra era, esta república vivió el desmoronamiento de la URSS.


Nos trasladaremos en el tiempo a la mítica Ruta de la Seda. Ciudades como Samarkanda, Bukhara, Khiva, siguen siendo lugares deseados para cualquier viajero aficionado. Sus mercados, sus gentes, sus comidas... hacen de este uno de los lugares más desconocidos y fascinantes que podemos recorrer hoy en día. Su impresionante arquitectura, de la época de los timúrides (siglos XIV y XV) cuenta con las enormes cúpulas azules, las monumentales entradas flanqueadas por afilados alminares y los azulejos multicolores.


El viaje a Uzbekistán es una aventura llena de descubrimientos culturales fascinantes, de historia y de una belleza natural impresionante. Los turistas tienen la oportunidad de viajar a la historia viva, no solamente entre los restos que se mantienen en los confines de lo museos, sino también experimentando el silencio del pasado distante en los monumentos antiguos, templos y tumbas, un gran lugar para descansar de la civilización impetuosa.


Tierra llena de romanticismo oriental, para cualquier persona en busca de la nostalgia implacable que quiera una visión en el pasado. Tierra del algodón y de las huertas, entretenidos bazares y artesanos, practicando sus métodos de comercio de la misma manera que se ha hecho durante muchos años. Los desiertos, la huella de las caravanas que cruzaron su extensa y abrasadora tierra, la Ruta de la Seda (que conectaba la China antigua con Europa) y su ilimitada estepa, atraen al viajero por su misticismo y falta de límites.


Hoy en día, la infraestructura turística moderna propone el recorrido en desierto y estepa de esta área, donde el turista podrá montar a camello y a caballo, pasar la noche en una yurta (típica vivienda única en desierto, así como pasar la tarde junto al fuego y escuchar un concierto folclórico.


Las regiones montañosas de Uzbekistán se pueden clasificar como uno de los paisajes más hermosos de Asia Central. Este lugar pintoresco es interesante para los que deseen sentir la armonía de la naturaleza, y así retirarse de la realidad cotidiana y pensar en lo trascendental de la vida. Los bosques se intercambian con los prados, que alternadamente dan el lugar a las cumbres arboladas con nieve y las poderosas lenguas de los glaciares. Las cumbres de las montañas occidentales de Tian-Shan, los pastos, los gorges salvajes y los ríos, de difícil acceso, han sido, desde hace años, una atracción para los turistas. Además, durante el verano la actividad turística incluye biking, trekking, rafting, canoeing, alpinismo, paseos a caballo y alojamiento en hoteles nuevos en las montañas. El invierno en las montañas también está lleno de oportunidades como el heliboarding, heliskiing, snowboarding y paragliding.


Además, las famosas tradiciones de la hospitalidad uzbeka, que se arraigan tan profundamente dentro de la gente, las costumbres locales específicas y la cocina nacional de buen sabor, hacen de Uzbekistán un destino turístico muy atractivo para los viajeros de todo el mundo.


Del viaje a Uzbekistán recordará durante mucho tiempo los altos alminares, las madrazas (madrasa en árabe) y grandiosas mezquitas, el bazar oriental ruidoso y colorido, las leyendas interesantes, la hospitalidad y tradiciones antiguas de sus habitantes.


¡Bienvenido a Uzbekistán! el oasis de la paz, la tierra donde la historia antigua sigue viva y donde podrá evadirse en el silencio del pasado. Descubre la tierra más vieja de Asia Central con sus veinticinco siglos de historia. Caerás en su hechizo.